Studies_abroad_2021_corona

Aplazado, cancelado o reprogramado: Estudiantes y sus planes para estudiar en el extranjero

Aplazado, cancelado o reprogramado: Estudiantes y sus planes para estudiar en el extranjero

Los institutos académicos están hoy conectadas en redes internacionales. La investigación científica se lleva a cabo cada vez más en equipos multinacionales, pero ¿qué ocurre cuando se cierran las fronteras y se cancelan las conferencias?

20.02.2021

A través de una herramienta en línea, 26 estudiantes y profesores de universidades alemanas y colombianas nos contaron sus experiencias de enseñanza, aprendizaje e investigación durante el último año. Comparamos nuestra evaluación con otros estudios y encuestas. Puedes encontrar nuestros resultados aquí en dos posts – este post es la parte 1/2.

¿Lo sabía?

La movilidad de investigadores y estudiantes es también un aspecto importante del panorama universitario alemán. Las universidades se esfuerzan cada vez más por internacionalizar su investigación y enseñanza. Esto se refleja, por un lado, en el hecho de que los programas de estudio se ofrecen parcial o totalmente en inglés, pero por otro lado también en el número de estudiantes con pasaporte extranjero. Este número ha aumentado gradualmente desde el semestre de invierno 09/10. Mientras que en ese semestre había 244,775 estudiantes extranjeros matriculados en las universidades alemanas, el número de estudiantes con pasaporte no alemán era de 321.569 sólo cinco años después, lo que corresponde a un aumento porcentual aproximado del 31 %. Más adelante, hasta el semestre de invierno de 18/19, el número de estudiantes extranjeros había vuelto a aumentar aproximadamente un 23 %, hasta alcanzar los 394,665.1

Además, las universidades suelen tener estrategias de internacionalización explícitas: el grado de internacionalización se valora cada vez más como un indicador importante de una universidad exitosa.2 También en nuestro programa de estudios [Estudios de Desarrollo Internacional, Philipps-Universität Marburg] casi todos los estudiantes han realizado ya una estancia en el extranjero, y varios más querían realizar otra en el curso de sus estudios de máster.

Además, en muchas áreas temáticas, las publicaciones son principalmente en inglés. Las revistas científicas más influyentes a nivel internacional publican en inglés como lengua franca de la ciencia. La ciencia está, pues, muy globalizada. En ocho países diferentes, la figura 1 muestra la proporción de artículos en revistas escritos en inglés con respecto a los artículos escritos en el idioma nacional respectivo.3 Entre 2008 y 2011, la proporción en Alemania fue ligeramente inferior a 10:1. A la cabeza de las estadísticas para el período en cuestión se encuentran los Países Bajos, con una proporción de más de 40:1 de artículos en inglés en relación con artículos en holandés. En casi todos los países enumerados en la figura 1, la proporción es superior a 1:1 en todos los periodos, y sólo China publica aproximadamente el mismo número de artículos científicos en inglés que en mandarín durante 2004-2007. En Italia, Alemania, Países Bajos, Rusia y Francia, la proporción de publicaciones en inglés con respecto a las publicaciones en la lengua local sigue una tendencia creciente. En España, la proporción es siempre superior a 5:1, aunque esta proporción ha cambiado poco desde el año 2000. Sólo en Brasil parecen disminuir las publicaciones en inglés.

Como ha demostrado de forma destacada la investigación sobre Sars-Cov-2, el libre intercambio de científicos crea sinergias en la obtención de conocimientos. Los investigadores participan en conferencias y proyectos en todo el mundo y comparten sus conocimientos y descubrimientos con una comunidad científica global.

Figura 1: Relación entre el número de artículos de revistas publicados por investigadores en inglés y los publicados en la lengua oficial del país.3

Entonces, ¿cómo afectan las restricciones a los viajes y las limitaciones a la enseñanza presencial al funcionamiento de la universidad? ¿En qué manera cambian las medidas contra la pandemia el intercambio científico? ¿Qué daños y qué oportunidades se están provocando para quién?

También por nuestro propio interés, hemos preguntado a los miembros de la comunidad científica en línea de manera cualitativamente sobre qué experiencias ellos han tenido en el último año. Presentamos aquí sus respuestas en el primero de dos artículos.

El programa Erasmus+ de la Unión Europea permite a los miembros de una institución de enseñanza superior o de un programa de formación de un país asociado estudiar e investigar en una institución de enseñanza superior extranjera o en otra institución durante unas semanas o varios meses con ayuda financiera, incluyendo prácticas en empresas. En este caso, el estallido de la pandemia ha restringido considerablemente los intercambios internacionales, ya que, según una encuesta encargada por la Comisión de la UE, un 75 % de los participantes en el programa Erasmus en universidades declararon haberse visto afectados o perjudicados por la pandemia. El 25 % restante declaró que la pandemia les afectó sólo levemente durante su semestre con Erasmus+.

Aproximadamente 2 de cada 10 participantes que dijeron que estén afectados por la pandemia tuvieron que posponer temporalmente su estancia en el extranjero. Aproximadamente el 36 % de los participantes en la encuesta afectados interrumpieron su actividad en Erasmus+. El 42 % de los 107.000 participantes que se veían afectados continuaron con sus actividades Erasmus, pero con modalidades modificadas, por ejemplo, la enseñanza en línea.4

Nuestra cohorte también es un ejemplo llamativo de cómo la pandemia trastoca los planes de estudiantes. Sólo dos compañeros pudieron iniciar su semestre en el extranjero, tal y como estaba previsto, en otoño de 2020, dentro de Europa. Por otra parte, al menos seis compañeros habían planeado un semestre en el extranjero y, en algunos casos, ya habían recibido aceptaciones de universidades extranjeras (de un total de 18 estudiantes). Para muchos de ellos, el curso de sus estudios se vio alterado. La Oficina Internacional de la Universidad Philipps de Marburgo, Departamento 03, informó de que se había recibido aproximadamente la mitad de solicitudes de lo habitual para realizar una estancia en el extranjero en 2021/22.

La mitad de los estudiantes que entrevistamos por escrito declararon haber cancelado su semestre en el extranjero o haber sido cancelados por su institución de destino. Por ejemplo, una estudiante de la Universidad Philipps de Marburgo que en realidad había planeado pasar un semestre en la Universidad Ateneo de Manila.

„Con el objetivo de contener la pandemia de Covid-19, la Universidad del Ateneo de Manila ha decidido poner en pausa el programa de intercambio de estudiantes durante al menos un semestre (Invierno 20/21), el semestre en el que yo debía ir (a partir de agosto de 2020).“ – Estudiante de M.A. Estudios de Desarrollo Internacional

Lo mismo ocurre con otra estudiante al que entrevistamos. El Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) canceló su programa de verano en Georgia sobre „Cultura y política en el Cáucaso“. También pospuso su semestre en el extranjero en Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Sin embargo, sigue de buen humor: „En realidad, me alegro de haber pospuesto mi semestre en el extranjero. Así puedo terminar todo aquí [en Marburgo] […] y así planificar mejor mi semestre en el extranjero. Además, puedo esperar más tiempo“. – Estudiantes M.A. Estudios de Desarrollo Internacional

Otros, aunque igualmente afectados por la pandemia y, por lo tanto, llevando su experiencia de estudios en el extranjero detrás del ordenador, parten de todos modos porque su principal motivación para ir al extranjero es aprender o mejorar el idioma local. Una estudiante de la Universidad de Duisburg-Essen, desafiando la pandemia, ha empezado su máster en Bogotá (Colombia) para su „desarrollo profesional, lingüístico y cultural“, pero también está vinculada a la enseñanza en línea, lo que complica un poco sus estudios de ingeniería:

„Desde que todo se ha pasado a las clases en línea, los experimentos de laboratorio y los proyectos prácticos en particular se han quedado cortos, que son muy importantes para la ingeniería“. – Estudiante alemana en Bogotá

Sin embargo, la enseñanza digital para asegurar las oportunidades educativas depende de la infraestructura y los terminales disponibles. (Por ejemplo, nos remitimos a nuestro post sobre la escolarización en Colombia.) A la pregunta de qué desventajas ha tenido la enseñanza en línea, un profesor de una universidad de Bogotá nos dice lo siguiente:

En mi país, sobre todo los estudiantes de menos recursos, especialmente en las zonas rurales [han sufrido de desventajas por la enseñanza a línea].

Profesor en la Universidad Javeriana, Colombia

Quote_Icon

Una profesora de una universidad de Barranquilla (Colombia) afirma que ya se ha resignado por la situación y que intenta sacar lo mejor de los modos de enseñanza, a pesar de que „los estudiantes prácticamente no tienen recursos para seguir los cursos en línea desde casa“.

El daño aquí, pues, va más allá de posponer los estudios en el extranjero y, para algunos, compromete esencialmente el derecho a la educación. Se puede ver, pues, que las oportunidades educativas, incluso y especialmente durante esta pandemia, pueden estar muy desigualmente distribuidas y dependen de la dotación de recursos de los estudiantes.

Los estudiantes encuestados no son los únicos que han cambiado parcialmente o han pospuesto sus planes de estudiar en el extranjero. Una encuesta mundial realizada por Quacquarelli Symonds (QS), proveedor mundial de servicios de educación superior, a 66,000 posibles estudiantes con movilidad internacional, procedentes de más de 198 naciones y territorios, realizada entre febrero y agosto de 2020, reveló que, de media, el 55 % de estos potenciales estudiantes internacionales han retrasado o aplazado sus planes de estudiar en el extranjero hasta el próximo año. La mayoría de las expectativas de estos estudiantes para iniciar sus estudios en el extranjero están previstas para 2021 o más tarde. En mayo de 2020, el 29 % dijo que esperaba empezar en 2020. El 48 % ya ha ajustado sus expectativas y ha indicado en la encuesta que no será hasta 2021. El 23% restante dijo que esperaba empezar a estudiar en el extranjero en 2022 (13 %) o en 2023 y más tarde (10 %). Sin embargo, el porcentaje de los que todavía esperan comenzar sus estudios en el extranjero en 2020 se reduce al 19 % al final de la encuesta en agosto de 2020. Además, una gran proporción (54%) espera comenzar sus estudios en 2021, mientras que el porcentaje de los que esperan empezar realmente en 2022 aumenta en un 4 %.5

Los participantes en la encuesta QS indicaron varios destinos deseados para sus estudios, en particular el Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Alemania y Australia, entre otros. Aquí, las universidades alemanas ocupan el cuarto lugar. Los destinos siguen siendo, pues, los centros „clásicos“ de la ciencia en los países industrializados del norte global. Por lo tanto, el acceso de los estudiantes extranjeros a este capital de conocimiento se ve restringido adicionalmente debido a la pandemia.

Al mismo tiempo, según una encuesta realizada por el DAAD en junio de 2020, el 57 % de las universidades alemanas esperaba un descenso del interés de los estudiantes internacionales por estudiar en Alemania en el semestre de invierno de 20/21. Unas dos de cada diez universidades asumen que el aflujo no cambiará.6 Al final del actual semestre de invierno, probablemente se dispondrá de cifras más actualizadas que muestren si se han cumplido las expectativas de las universidades y qué impacto real tendrán las restricciones de movilidad para contener la pandemia en las operaciones universitarias internacionales hasta 2021.

Nuestra segunda parte cuenta de los desafíos de la enseñanza en línea y problemas en proyectos de investigación.

Puede encontrar la segunda parte del post aquí:

Fuentes

  1. DAAD (2021) “Ausländische Studierende in Deutschland: Anzahl &Entwicklung”. Recuperado de https://www.daad.de/de/der-daad/was-wir-tun/zahlen-und-fakten/mobilitaet-auslaendischer-studierender/, [20.01.2021]
  2. Heintz, B. (2016) „‚Wir leben im Zeitalter der Vergleichung.‘ Perspektiven einer Soziologie des Vergleichs“, Zeitschrift für Soziologie, 45(5). 305-323. – aquí S.317f
  3. Van Weijen, D. (2012) “The Language of (Future) Scientific Communication”. Recuperado de https://www.researchtrends.com/issue-31-november-2012/the-language-of-future-scientific-communication/, [20.01.2021]
  4. EU Commision (2020) “Survey on the impact of COVID-19 on learning mobility“. Recuperado de https://ec.europa.eu/programmes/erasmus-plus/resources/documents/coronavirus-learning-mobilities-impact-survey-results_en
  5. Quacquarelli Symonds (QS) (2020) “The Coronavirus Crisis and the Future of Higher Education”. Recuperado de https://www.qs.com/portfolio-items/the-coronavirus-crisis-and-the-future-of-higher-education-report/, [20.01.2021]
  6. Kercher J., Plasa T. (2020) “Corona und die Folgen für die internationale Studierendenmobilität in Deutschland – Ergebnisse einer DAAD-Befragung von international Offices und Akademischen Auslandsämtern”, Deutscher Akademischer Austauschdienst (DAAD)

Comentarios

Esperamos sus contribuciones en este blog en forma de preguntas, sugerencias y críticas. Es importante para nosotros que nos tratemos de manera abierta, amistosa y respetuosa. Nos reservamos el derecho de no publicar contenido racista, sexista o discriminatorio.

Kommentar verfassen / Make a comment