Desafíos en la producción de frijol en Costa Rica: una reseña

Desafíos en la producción de frijol en Costa Rica:
una reseña

Una reseña sobre la situación de las personas productoras de frijol en Costa Rica frente al gobierno y desafíos del mercado nacional e internacional.

21.01.2021

Costa Rica

Capital: San José
Idiomas: El idioma oficial es el español. El inglés y un idioma criollo basado en el inglés son comunes en la costa caribeña. Además, se hablan cinco lenguas indígenas diferentes.
Población: 5 millones

¿Lo sabía?

Esta publicación abarca el tema del cultivo de frijol en Costa Rica y describe la situación de las personas productoras en dicho país. En un mercado global caracterizado por la competencia con proveedores industriales, las personas productoras a nivel local se enfrentan a problemas existenciales. A continuación se mostraran los desafíos que enfrentan las y los pequeños agricultores y se expondrán el apoyo y los obstáculos que dan las instituciones estatales. Se abordará principalmente la realidad de las personas productoras de frijol en uno de los cantones líderes en dicha actividad.

El contenido de este artículo se basa en información recopilada en una entrevista con tres nacionales costarricenses, que desarrollan un proyecto de investigación sobre la temática descrita.

Para empezar, es importante explicar por qué el cultivo de frijol es importante en Costa Rica. Los frijoles son un alimento básico en Costa Rica así como en muchos otros países de América Latina, desde Brasil hasta México, y suelen encontrarse hasta en el desayuno. Esto también se debe a la larga tradición de cultivo de frijol. Los seres humanos domesticaron el frijol en lo que hoy es Mesoamérica, desde Costa Rica hasta México, y los países andinos Perú y Ecuador hace muchos miles de años.1 Los frijoles son un alimento sustancioso y contienen muchas proteínas, carbohidratos, vitamina B, hierro, zinc y otros nutrientes y oligoelementos.2

La temática del cultivo de frijol en el cantón en cuestión es relevante dado a sus altos números en producción, representando alrededor del 54% del cultivo a nivel nacional. Aquí el frijol ocupa una superficie de unas 2520 hectáreas o 25 km². Si las personas productoras dejaran de sembrar el grano, el cultivo nacional se vería reducido fuertemente y aumentaría la dependencia de las importaciones. Además, ello tendría un grave impacto en las estructuras sociales y socioeconómicas de la región, ya que una gran parte de la población se dedica al cultivo de frijol.

Estructura organizativa de las personas productoras

Son comunidades que están a kilómetros de distancia una de la otra y eso les impide algún tipo de organización más fuerte.
Quote_Icon

En la región examinada, la organización comunal alrededor del cultivo de frijol es más difícil que en otras zonas del país. En parte, esto se debe a las grandes distancias entre las diferentes comunidades y plantaciones. A pesar de estructuras sociales muy estrechas y familiares en el cantón, la actividad empresarial es difícil de concertar y efectuar. Según las personas entrevistadas, estos mismos lazos dan lugar a disputas internas, lo que dificulta una mejor cooperación. Todo esto conduce inevitablemente a una posición desfavorable de negociación frente a la deslocalización del mercado y fuerte competencia de parte compañías industriales y de importación. Como resultado las personas productoras se ven obligadas a migrar gradualmente a otros productos, como el arroz, chile y monocultivos como la piña, el banano y las naranjas.

Quote_Icon
Estas mismas organizaciones […] son fuente de ingresos, pero por sí mismas no tienen un fin lucrativo tan grande. Son básicamente para subsistir y para el bienestar de cada uno de los miembros.

Un aspecto importante que también caracteriza la estructura agrícola comunal es el interés en la producción para el consumo propio, para la subsistencia. Esta motivación contrasta a los intereses de lucro capitalistas y a las políticas orientadas a la importación y exportación. Además, según las personas entrevistadas a menudo los métodos agrícolas se transmiten de las generaciones de personas agricultoras más viejas a las más jóvenes. Frecuentemente los conocimientos adquiridos no pueden competir en cuanto a productividad con métodos industriales, lo que contribuye a la posición desventajosa frente a agentes industriales y minimiza la influencia política de las personas productoras.

La amenaza de la producción industrial e importación

La apertura del mercado costarricense a partir de 1980 tuvo diversos efectos en la economía y trajo consigo consecuencias negativas para las personas productoras en el sector agrícola.

Desde la liberalización de la economía en 1980 la producción agrícola de Costa Rica se concentra cada vez más en los monocultivos para la exportación. Por un lado, esto pone en peligro la seguridad alimentaria, por otro lado también amenaza a las y los pequeños productores. En el curso de la liberalización del mercado el autoabastecimiento de frijoles dió paso a una dependencia de las importaciones de este producto. Hoy en día, sólo el 20% de los frijoles que se consumen en el país se cultivan allí. El 80% restante proviene de países vecinos, pero también de países lejanos como Argentina, Brasil y China.

Debido a la apertura se introdujeron nuevos productos en grandes cantidades al mercado, se empezaron a cultivar principalmente monocultivos para la exportación y tierras de personas productoras de frijol fueron vendidas. De igual manera, los precios se vieron fuertemente influenciados por el costo más barato de los granos importados.

Los que tienen el dinero básicamente son los que están dominando las reglas del juego.”
Quote_Icon

Las personas entrevistadas señalan que el producto local se comercializa por aproximadamente 30.000 colones (~ 40 euros) cada quintal (~ 46 kg) mientras que el producto importado suele venderse por entre 20.000 y 25.000 colones (~ entre 25 y 35 euros). Es decir, hasta un 30% más barato. Dada esta diferencia de precio, los productos no importados se venden con gran dificultad de modo que las personas agricultoras se ven obligadas a reorientarse a largo plazo. Las empresas industriales e importadoras están mejor organizadas y tienen más medios financieros para alcanzar sus objetivos. Así logran cubrir más de tres cuartas partes de la demanda de frijoles con productos importados y por ende determinan el precio del grano. También aprovechan una cláusula de desabasto, que el gobierno otorga a  las y los comerciantes industriales el derecho a importar una cierta cantidad de frijol si compran un monto determinado a las y los productores nacionales. La problemática aquí yace en que frecuentemente las compañías industriales retrasan de manera deliberada su compra de frijol nacional. A medida que al transcurrir el tiempo el frijol pierde su frescura y calidad su precio también disminuye, generando menos ingresos para las y los productores costarricenses y permitiendo a la misma vez la venta de frijol importado.

Asimismo, las personas entrevistadas reportan prácticas fraudulentas por parte de grandes empresas industriales. Entre ellas la mezcla de frijoles nicaragüenses con frijoles costarricenses para luego designarlos y venderlos como grano nacional. Sin embargo, esta práctica se ha vuelto más difícil debido a la pandemia del covid-19, ya que los controles fronterizos ahora son más rigurosos. Con respecto a esto, también mencionan que los frijoles importados, por ejemplo de China, que se envasan en Costa Rica reciben el sello „Hecho en Costa Rica“ por haber sido empaquetados allí. Como consecuencia las y los consumidores experimentan dificultades para distinguir entre mercancías nacionales e importadas, obstruyendo el fomento de frijol nacional. Algunas empresas industriales que se mencionaron son, por ejemplo, la transnacional „Walmart“, pero también grandes empresas costarricenses forman parte de esta dinámica comercial.

Dicotomía de los esfuerzos del Estado

Los problemas económicos de las personas productoras son temas que preocupan a las autoridades e instituciones estatales. Existen esfuerzos gubernamentales que apuntan a mejorar la situación, pero su impacto y eficacia deben ser valorados críticamente. En el interés y las acciones de los diversos agentes estatales se aprecia cierta dicotomía, es decir, una dualidad. Esto significa que hay abordajes estatales tanto constructivos como destructivos.

Enfoques constructivos son, por ejemplo, programas estatales que le aseguran a las personas productoras una compra garantizada de sus productos a un precio definido que es más alto que el precio de mercado. Sin embargo, los pagos de los organismos estatales representan un problema para las y los pequeños productores, ya que a menudo toman mucho tiempo, ejerciendo presión financiera sobre ellos.

Quote_Icon
Esto es una oportunidad importante sobre todo para los pequeños productores para que tengan un acceso fijo a algún mercado. Pero eso también tiene sus deficiencias. Sobre todo, con la situación económica que tiene ahora el país este mercado [nacional] no paga puntualmente.

Como resultado, las mercancías se venden a un precio más bajo a proveedores industriales dado que estos pagan con mayor rapidez. Por consiguiente, debido a una aplicación ineficaz se pierde el efecto positivo de la política pública.

Uno de los mayores problemas de las personas productoras del cantón analizado es el acceso a la infraestructura, por ejemplo, para temperar los frijoles y protegerlos así de una pérdida prematura de calidad. Para ello, las y los productores deben viajar unos 150 km, lo que compromete  tiempo y recursos financieros adicionales. El acceso a financiamiento es limitado y, por lo tanto, no pueden adquirir el equipo técnico por cuenta propia. No obstante, el problema del almacenamiento en cámaras frías se resolverá pronto, ya que actualmente un proyecto gubernamental planea construir dichas instalaciones.

Las personas entrevistadas indican que frecuentemente diversas instituciones gubernamentales trabajan el mismo tema en paralelo y de manera descoordinada, sin que las medidas tomadas se complementen o refuercen mutuamente. Esto lleva a una pérdida de eficacia del trabajo a expensas del grupo al que van dirigidas las medidas. Como resultado, a veces los fondos públicos no se utilizan o incluso se malgastan. Por lo tanto, una política pública debería asegurar una labor institucional coordinada. En palabras de una de las personas entrevistadas que considera que en primer lugar los esfuerzos estatales deben ser unificados:

Quote_Icon
Yo creo que cualquier política pública que se vaya a pensar, tenemos que pensar primero en unificar el sector estatal.

Además, el grupo destinatario de políticas estatales de frijol debería estar involucrado más fuertemente en la planificación de proyectos del Estado. Actualmente se les dificulta su participación, ya que las personas productoras no poseen los medios organizativos y financieros para acceder a ofertas estatales. Por ejemplo, asistir a reuniones de programas estatales que se celebran en la capital supone gastos incosteables de viaje o alojamiento para las personas productoras. Otro aspecto limitante es que se requiere cierta capacitación administrativa y técnica para solicitar fondos y aplicar a programas gubernamentales. Esto implica un gran esfuerzo burocrático, lo que constituye una cierta barrera educacional y no refleja la realidad de las personas que cultivan sin una formación avanzada en esta materia.

En lo que concierne a los actores estatales, según las personas entrevistadas, puede decirse que hay esfuerzos del Estado que luchan por una estrategia común de frijol. Estos procuran ofrecer enfoques de resolución de problemas a largo plazo. Sin embargo, las instituciones estatales parecen tener opiniones contradictorias sobre la permanencia y la duración de las políticas, lo que genera incertidumbre entre las y los beneficiarios y al mismo tiempo pone en cuestión la confianza en el apoyo del Estado. Hay voces en las instituciones que aparentan tener una filosofía de mercado muy „liberal“ y consideran que las personas productoras deberían reorientarse y cultivar otros productos si los frijoles nacionales no pueden competir en el mercado.

Impacto de la pandemia del covid-19 sobre las pequeñas empresas

La pandemia del covid-19 está causando trastornos sociales y económicos en las sociedades y altera el flujo internacional de mercancías. Las personas productoras nacionales de frijol también se ven afectadas, tanto de manera positiva como negativa.

Usualmente, las y los trabajadores de temporada de Nicaragua llegan al norte de Costa Rica a ayudar con la cosecha de frijoles. En las regiones rurales de los dos países, las fronteras estatales suelen ser sólo una distinción política y tienen poca repercusión, como en el caso mencionado. Por el covid-19 los controles fronterizos son más estrictos, por lo que las personas productoras temen por sus jornaleros y jornaleras de la cosecha de frijoles prevista para principios de 2021. No obstante, el control fronterizo más estricto también tiene efectos positivos. Los frijoles nicaragüenses que, como descrito anteriormente, se mezclan con los frijoles locales en Costa Rica no pudieron ingresar al país. Como consecuencia, las empresas industriales se vieron obligadas a comprar el grano nacional por un precio más alto. La incertidumbre del futuro y de si se podrán seguir comprando alimentos y productos de higiene a corto y mediano plazo, aumentó enormemente la demanda de frijoles, por lo que toda la cosecha del 2020 pudo venderse rápidamente y a buen precio.

Discriminación contra la mujer - entre el trabajo y el cuido de niños

Un tema importante con el que las personas entrevistadas tropezaron durante sus entrevistas es el predominio de roles conservadores de género entre las personas productoras así como la desigualdad y doble carga laboral que experimentan las mujeres. Las mujeres en la región trabajan tanto en la agricultura como en tareas de cuido y de hogar. En este caso, el cuido de sus propios hijos e hijas. Es así que asumen una doble carga que los hombres no experimentan. Las personas entrevistadas relataron que en sus conversaciones con mujeres, éstas tenían que interrumpirlas regularmente debido al cuido de niños y niñas. Al contrario, esto no fue el caso en las charlas con hombres. Cuando las mujeres trabajan en el campo, al comienzo no suelen ser respetadas hasta que con el tiempo los hombres reconocen su potencial y sus habilidades. Además, son confrontadas regularmente con prejuicios, que luego son rebatidos cuando, por ejemplo, los colegas varones solicitan su consejo y ayuda. Estas mujeres suelen realizar una labor importante en la administración del negocio. Todo esto expone la presencia de roles de género conservadores, que son raramente abordados en políticas públicas de frijol.

Conclusión y perspectivas

En este artículo se expusieron las precarias condiciones de las y los  pequeños productores de frijol en Costa Rica. Se abordaron los complejos desafíos y las asimetrías de poder tanto a nivel mundial como nacional. La tarea del Estado costarricense debería ser promover el cultivo nacional de frijol. Para llevar a cabo esta tarea de manera significativa y de gran alcance, según las personas entrevistadas, el gobierno debería esforzarse primero por una política pública de largo plazo y llevada a cabo de manera coordinada por las diferentes entidades estatales. En este contexto, es importante elaborar una estrategia uniforme e integral que corresponda a la realidad del grupo destinatario, que tome en cuenta condiciones específicas de género y que encuentre uso más allá de un mandato presidencial. Además, el Estado tiene que ofrecerle a los personas productoras opciones de financiamiento apropiadas a su realidad. Igualmente importante para el éxito de esta política pública es el fortalecimiento de las relaciones y la cooperación entre las y los productores locales de frijol. Por último, las personas entrevistadas subrayan que la población local también es responsable del futuro del cultivo del frijol en Costa Rica. Las y los consumidores tienen que informarse y valorar más fuertemente los productos nacionales.

Fuentes consultadas

  1. BBC Mundo (2012): El frijol se originó en Mesoamérica, 7. März 2012, online: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/03/120307_frijol_mesoamericano_am
  2. SANGERMAN-JARQUIN, Dora Ma. et al. (2010): Consideraciones e importancia social en torno al cultivo del frijol en el centro de México, Rev. Mex. Cienc. Agríc, vol.1, n.3, pp.363-380. ISSN 2007-0934, online:
    http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2007-09342010000300007

Comentarios

Esperamos sus contribuciones en este blog en forma de preguntas, sugerencias y críticas. Es importante para nosotros que nos tratemos de manera abierta, amistosa y respetuosa. Nos reservamos el derecho de no publicar contenido racista, sexista o discriminatorio.

1 Anmerkung zu “Desafíos en la producción de frijol en Costa Rica: una reseña

  1. Edgar Arturo Sánchez Mendoza

    Thank you for the information. Since the appeal „to the Washington consensus“ stimulated growth and through macroeconomic decisions related to „comparative advantages“, the production of basic grains in Costa Rica was openly discouraged as a commercial approach. Most of the measures promoted by the MAG and public and private commercial banks were aimed at stimulating monocultures for export based on supposed comparative advantages. Basic grains ceased to be a matter of priority in order to be stimulated. Small producers were no longer supported. Many had to settle for leasing or selling their land to those who were favoured by the then „new development strategy“. The whole structure of articulation of „peasant“ interests suffered. And today, it hardly exists as such. Organisations such as UPANACIONAL have either disappeared or maintain an unimportant profile. I am sure that there is academic documentation on this important topic in public universities and trade unions. An update on the agenda of such organisations would be great to have.

    Antworten

Kommentar verfassen / Make a comment