Studierende mit Büchern am Laptop sitzend

L@s investigadores y profesores tuvieron que renunciar a los viajes, pero no a los intercambios

L@s investigadores y profesores tuvieron que renunciar a los viajes, pero no a los intercambios

Flexibilidad entre l@s investigadores establecid@s, preocupación entre los futuros científic@s… ¿y cómo están l@s estudiantes?

11.03.2021

A través de una herramienta en línea, 26 estudiantes y profesores de universidades alemanas y colombianas nos contaron sus experiencias de enseñanza, aprendizaje e investigación durante el último año. Comparamos nuestra evaluación con otros estudios y encuestas. Puedes encontrar nuestros resultados aquí en dos posts – este post es la parte 2/2.

¿Lo sabía?

Puede encontrar la primera parte del post aquí:

Hablamos con profesores, asistentes de investigación y catedráticos y les preguntamos por sus conexiones internacionales, si pudieron cancelar, posponer o llevar a cabo sus proyectos y cómo les fue. Los destinos son diversos y muestran la orientación global de los proyectos de investigación. Un número especialmente elevado de l@s investigadores de nuestra pequeña encuesta declararon que habían previsto realizar estancias de investigación en Pakistán, Filipinas y España. Una vez más, surge un patrón que ya habíamos notado entre l@s estudiantes: la mayoría de l@s doctorad@s y asistentes de investigación han pospuesto sus proyectos hasta 2021. Sin embargo, la cooperación internacional entre instituciones de investigación también es rentable y crea alternativas, como demuestra la experiencia de un estudiante de doctorado en el campo de la economía que tuvo que abandonar el país de destino antes de tiempo debido a la pandemia.

„El proyecto continuará ahora sin nuestra presencia personal“. Y cuando se le preguntó cómo le iba: „Bien. Creo que nuestro plan alternativo es la única alternativa sensata y razonable en esta situación“. – Estudiante de PhD en economía

Sin embargo, también él ve desventajas en la interrupción de los proyectos de investigación para l@s futur@s científic@s, ya que cree que tenga un impacto negativo en la cualidad de los publicaciones. El alcance y la calidad de la publicación es la moneda de cambio o el sistema de evaluación en el negocio científico, ya que un mayor número de publicaciones en un campo tiende a tener un efecto positivo en las posibilidades de que posteriormente se le conceda un puesto (permanente) o la financiación de nuevos proyectos.

L@s estudiantes de PhD e investigadores extranjer@s cuya financiación está vinculada al progreso de su investigación corren el riesgo de perder sus becas.

Así nos lo describe una estudiante de PhD de América Latina en la Universidad de Colonia (Alemania). También es más difícil para l@s estudiantes de PhD que acaban de empezar su trabajo de investigación, o que empezaron durante la pandemia, establecer conexiones con otr@s investigadores.

Esta opinión también es compartida por un profesor de economía del desarrollo, que cita precisamente la mencionada interrupción de proyectos de investigación prometedores como una desventaja significativa de la pandemia para la comunidad científica. Sus respuestas y las de otra profesora permiten plantear la hipótesis de que la pandemia ha restringido el acceso de l@s investigadores, pero también de l@s estudiantes, a elementos de conocimiento ajenos a su alcance nacional o local.

Debido a la pandemia, el profesor de economía al que entrevistamos tuvo que cancelar un proyecto de investigación, una cátedra de visita en África Occidental, así como una conferencia académica y mesas redondas. Además, una profesora de sociología nos dijo que había que cancelar la creación de un centro de investigación internacional en el norte de África, así como excursiones con estudiantes de Colombia en Alemania.

Una excepción es un profesor colombiano de “estudios de la paz y los conflictos” al que entrevistamos, que pudo ofrecer un curso en una universidad de Suecia como previsto, que lleva impartiendo regularmente desde 1996. Sin embargo, hay que hacer referencia aquí a la „manera especial“ de Suecia de afrontar la pandemia, con relativamente pocas restricciones en la vida pública.

No obstante, el impacto negativo parece ser menos pronunciado, al menos en el nivel de posgrado, que en el de grado. „Las desventajas, en mi opinión, recaen principalmente en los estudiantes universitarios. Los intercambios académicos a nivel de postgrado son muy limitados (todo en línea). Al tener más eventos, seminarios, etc. en línea, es posible que los académicos participen sin tener que planificar grandes viajes“. – Asociado de investigación

Como alternativa a las conferencias y reuniones canceladas, éstas se celebran ahora de forma digital, al igual que „muchas reuniones de trabajo, juntas consultivas y comités“, como nos dijo una profesora. Sin embargo, continúa diciendo:

Quote_Icon
Como resultado de lo que considero medidas necesarias, toda la empresa académica ha sufrido desventajas en lo que respecta a la comunicación y la interacción. La falta de comunicación „cara a cara“ es algo que todo el mundo echa en falta, pero l@s estudiantes se ven frustrad@s por la pandemia en una fase de la vida que -como fase de entusiasmo, compromiso y brío- es un momento en el que l@s jóvenes asumen cada vez más responsabilidades

Profesora de Sociología

Las respuestas a nuestra pregunta sobre si también había ventajas de hacer ciencia en 2020 tienden a ser más cortas en comparación con las desventajas. Se menciona varias veces la eliminación de los vuelos de larga distancia y los largos viajes a las conferencias, así como la tendencia a que esto tenga efectos positivos sobre el medio ambiente o el clima mundial. Sin embargo, uno de nuestros entrevistados duda del carácter a largo plazo de este efecto o no cree en un cambio de mentalidad. Esto no parece ser infundado. La Dra. Nicole Aeschbach, del Departamento de Geografía de la Universidad de Heidelberg, escribe en el blog „Corona Sustainability Compass“:

„La participación física en proyectos y conferencias internacionales forma parte de la vida cotidiana de los investigadores de éxito. […] Lo difícil son los objetivos contradictorios: la internacionalización y las oportunidades profesionales son aparentemente irreconciliables con la protección del clima“.1

No obstante, también ve oportunidades en la experiencia adquirida en el transcurso de la pandemia, ya que desde el brote de Sars-Cov-2 también se han celebrado en línea grandes conferencias con gran participación. Como ejemplo, cita la conferencia de la Unión Geofísica Americana en la que participaron más de veinte mil científic@s en 2019. Los resultados de un cuestionario sobre „formatos y herramientas virtuales en el mundo académico“, en el que ella misma colaboró, mostraron que, si bien hubo esfuerzos iniciales debido a la transición, en general las experiencias positivas en la vida laboral académica están asociadas a los formatos digitales. Además, ¾ de l@s encuestad@s también indicaron un aumento de la asistencia y la realización de eventos digitales independientemente de las limitaciones relacionadas con la pandemia. La razón más citada para ell@s fue el ahorro de tiempo asociado. Las experiencias y conceptos virtuales que se han tenido que desarrollar ahora podrían reducir en el futuro los costes de oportunidad de un vuelo o conferencia presencial y, en cualquier caso, contrarrestar parcialmente el conflicto de objetivos mencionado por Aeschbach.

Sin embargo, en lo que respecta a los proyectos de investigación o estudio „in situ“, éstos tuvieron que ser cancelados en gran medida. Esto es particularmente evidente en el ejemplo de una excursión financiada por el DAAD de estudiantes de la Universidad de los Andes, que querían estudiar diversos aspectos de la cultura de la memoria en Alemania juntos con estudiantes de la Philipps-Universität. Los fondos prometidos por el DAAD para apoyar a la parte colombiana no pudieron ser retenidos. Queda por ver si la excursión puede tener lugar de esta manera en el futuro. Para la actual cohorte de estudiantes de ambas universidades, hay que suponer que probablemente no podrán aprovechar esta oportunidad antes de finalizar sus estudios.

¿La digitalización de la ciencia como salida?

Nuestra encuesta se realizó en línea. Una parte se dedicó a un tema que se está investigando mucho en la actualidad: La digitalización en todos los ámbitos, a la que ahora obliga la pandemia.

El grupo de trabajo “Métodos de Investigación Social Empírica” de la Philipps-Universität Marburg también está evaluando actualmente las experiencias de estudio y enseñanza con la vida cotidiana digitalizada en una encuesta. Muchos de los miembros del personal académico y de l@s profesores que entrevistamos consideran que l@s estudiantes están especialmente afectad@s por los efectos de la pandemia de Corona.

Nuestr@s entrevistad@s también comentaron al tema de la enseñanza digital, cómo se sentían al respecto y qué ventajas y desventajas podían identificar. Por ejemplo, casi tod@s  consideran que la gestión flexible del tiempo y el hecho de no tener que viajar es algo positivo.

„Puedo asistir desde cualquier lugar siempre que tenga internet. No estoy atada a un lugar concreto y soy más flexible con mi tiempo porque no tengo que desplazarme a la universidad“ – Una estudiante de la Universidad Christian Albrechts de Kiel.

Además, algun@s de nuestr@s encuestad@s creen que esta gestión flexible del tiempo beneficiará a algunos grupos sociales, como l@s que se desplazan al trabajo, l@s estudiantes con hij@s o l@s que cuidan de familiares.

Sin embargo, como se mencionó en la primera parte de esta serie de blogs, el acceso a la educación digital no está garantizado de forma generalizada. Esto lo mencionaron l@s cuatro entrevistad@s, que trabajan y enseñan en diferentes instituciones de Colombia. Pero también en Colombia la ventaja percibida es la eliminación del viaje a la universidad, que se percibe como una pérdida de tiempo.

Al mismo tiempo, la enseñanza digital tiene puntos débiles decisivos en comparación con la enseñanza presencial. Tod@s l@s entrevistad@s consideran que la falta de intercambio entre estudiantes es una desventaja general, así como la falta de contacto con l@s profesores y el aumento de las inhibiciones en los seminarios digitales. Esto último también puede dificultar el trabajo de l@s profesores. Por ejemplo, un profesor nos habló de las dificultades para obtener información directa del curso a través de las reacciones de l@s alumnos, ya que much@s participantes no quieren encender sus cámaras.

Studierende mit Büchern am Laptop sitzend
¿La digitalización como salida? Fuente: Windows on Unsplash.

Las valoraciones de l@s estudiantes que hemos entrevistado coinciden con los resultados de una encuesta mucho más exhaustiva de estudiantes de toda Alemania realizada por la Fundación Universidad de Hildesheim.2 Sin embargo, una gran proporción de l@s encuestad@s estudia en Baja Sajonia (56,7 %) y Baviera (16,6 %), seguidos de Baden Wurtemberg (5,4 %) y Renania del Norte-Westfalia (4,6 %). Más del 60 % de l@s encuestad@s dijo que percibía la mayor flexibilidad en la organización del trabajo como una ventaja, y el 56 % vio la eliminación de los viajes como algo positivo. Sin embargo, el 82 % también afirma que le falta el contacto con los demás. Además, el 29 % de l@s estudiantes ve como una desventaja una menor compatibilidad de las obligaciones familiares y los estudios. Sin embargo, esto también puede estar relacionado con las limitaciones que generalmente crea el virus.

En general, las opciones positivas que aporta el semestre digital sólo parecen ser rentables para algun@s estudiantes, al menos en cuanto al número de cursos a los que asisten en comparación con la enseñanza presencial. En la encuesta realizada de la Universidad de Hildesheim, el 44,5 % de l@s estudiantes declaró haber asistido a menos cursos, para el 36,6 % esta cifra no había cambiado y el 15,6 % había asistido a más cursos. Las razones aducidas para asistir a más cursos coinciden con los beneficios ya mencionados. Por ejemplo, cerca de la mitad de dicho grupo declaró que pudo asistir a más cursos debido a la mayor flexibilidad y al hecho de no tener que viajar. Aproximadamente una cuarta parte declaró que podía dedicar más tiempo debido a que tenía menos obligaciones sociales.

Para el 42 % de l@s estudiantes que asistieron a menos cursos que durante la enseñanza presencial, la razón es una mayor carga de trabajo. Otro 37 % considera que la razón es el aumento de los factores de distracción. En general, el 72,4 % percibe que la carga de trabajo en el semestre digital es mayor. Sin embargo, el estudio de Hildesheim muestra algo más: el valor que l@s estudiantes atribuyen a la vida y al espacio social del campus, con sus conversaciones, comidas compartidas y diversos espacios de aprendizaje en las bibliotecas. Este valor también se refleja en las expectativas de l@s probables estudiantes internacionales que participaron en la encuesta de QS. En este sentido, el 79 % dijo que esperaba que las universidades bajaran sus tasas de matrícula en caso de un semestre digital. Así pues, las oportunidades de enseñanza en línea, ahora más extendidas, están creando una dinámica totalmente nueva en las institutos académicos, que provocará cambios por ambas partes: estudiantes y profesores.

En esta serie de artículos hemos podido demostrar que la pandemia tiene un impacto profundo y múltiple en la vida cotidiana de la producción de conocimiento (ciencia). Por un lado, en la formación de l@s estudiantes, en la mediación de los contenidos de la enseñanza a distancia, pero por otro lado también en las posibilidades de intercambio, ya sea nacional o internacional, formal o informal. La investigación internacional en presencia prácticamente ya no era posible el año pasado. Queda por ver qué grupo sufrirá un daño proporcionalmente mayor y qué oportunidades de investigación y educación a largo plazo se crearán en el proceso.

Fuentes

  1. Aeschbach N. (2020) “Eine neue Art von Nähe – Impulse für mehr Nachhaltigkeit im internationalen Wissenschaftsbetrieb”, en línea: https://www.csc-blog.org/de/eine-neue-art-von-naehe-impulse-fuer-mehr-nachhaltigkeit-im-internationalen-wissenschaftsbetrieb, [16.02.2021]
  2. Traus A., Höffken K., Tomas S., Mangold K., Schröer, W. (2020) “Stu.diCo. – Studieren digital in Zeiten von Corona”, Universitätsverlag Hildesheim, en línea: https://dx.doi.org/10.18442/150, [24.01.2021]

Comentarios

Esperamos sus contribuciones en este blog en forma de preguntas, sugerencias y críticas. Es importante para nosotros que nos tratemos de manera abierta, amistosa y respetuosa. Nos reservamos el derecho de no publicar contenido racista, sexista o discriminatorio.

Kommentar verfassen / Make a comment